lunes, 11 de junio de 2012

¿Cómo elegir el mejor cachorro de la camada?



Esto es un poco relativo, pero hay varias cosas que debemos mirar antes de decir “este”.

Lo ideal es recoger a nuestro nuevo compañero cuando tiene 8 semanas, 2 meses. Es el tiempo justo en que el cachorro sigue siendo una esponja de conocimientos pero le ha dado tiempo a aprender de su madre y hermanos comportamientos propios de su especie. Si lo recogemos antes de las 7 semanas pueden aparecer problemas de comportamiento porque aún no le ha dado tiempo a interiorizar los conocimientos básicos de su especie (jerarquía, inhibición del mordisco: aprenden a morder sin apretar, conducta exploratoria, socialización…). Si lo recogemos mayores de 8 semanas, en ocasiones, podemos encontrar problemillas derivados de los conocimientos que haya cogido en ese tiempo y tendremos menos tiempo con él en su fase de máxima absorción de conceptos. En la próxima entrada os describiré las fases de desarrollo en el cachorro y se comprenderá mejor.

Sería más que deseable poder acercarnos a conocer a los padres, ver donde están y en qué condiciones… Hay que tener cuidado porque están trayendo muchos cachorritos de países del este, los crían como conejos en jaulas enanas, todos hacinados, en unas condiciones que no son tolerables para ningún animal. Suelen ser el timo de la estampita, que si pedigree, vacunas, precios bajos (en relación con los criadores nacionales)… Yo creo que lo ideal es ir a un criador que puedas ver sus instalaciones, ver cómo están o encontrar algún particular que haya decidido criar con su perro. Normalmente, estos son en los que mejores condiciones están.

Según llegamos nos vemos sumergidos en un halo de felicidad, son tan monos, se mueven como renacuajos, no paran quietos, se muerden las orejas, bajan, suben, ladran, tropiezan, se caen…
Madre! Menudo guirigai…pero tranquilos: concentraos… Ya sabemos si queremos macho o hembra, asi que podemos hacer un grupito con los que no hayan sido reservados y sean del sexo elegido… Parece un poco más sencillo…

Comprobaremos visualmente su estado de salud, de manera que no tenga síntomas de enfermedad: ojos llorosos, legañas excesivas, diarrea, vómitos, mal estado del pelo, abatimiento o dolor abdominal.

En razas grandes y propensas (Golden, Labrador, Pastor alemán, Boyeros, Mastines,..) conviene preguntar o incluso pedir una copia de  la calificación de displasia de cadera, de codo de los padres y otras enfermedades hereditarias como las oculares. Muchos criadores ofrecen garantías que deben especificar que cubren y de que consta.

En el libro que estoy usando de guía para estas entradas, hacen test para probar a los cachorros, hay que tener un cuenta que es un libro encaminado al perro útil de trabajo tanto de caza como de otras labores, si alguien está interesado en conocer los test y pruebas que hace podemos comentarlo en otro momento. Yo voy a resumirlo para la elección del perro de compañía.

Bueno, pues entonces vamos a ir descartando y seleccionando…

¿El más gordo o el más flaco? Ninguno de los dos, todavía no he tratado el tema de la obesidad en perros y gatos, aunque si he dado alguna pista, pero tranquilos que llegará. No queremos cachorros gordos. Porque a nivel económico son una ruina, no ganas para comida. Porque su crecimiento va a ser mucho peor que en uno de peso medio, o en su peso. Porque toda la energía va a ir a reforzar la GRASA en vez de a hacer huesos, articulaciones, cartílago, músculo, tendones… No es manía persecutoria es cierto y hay estudios que lo han demostrado. Además el que más come de cachorrito es el que más manda en la manada, está acostumbrado a ser el dominante y probablemente quiera reproducir ese comportamiento con otros perros y con su familia, no tiene porque ser un problema pero tiene bastantes papeletas de que sea un futuro guerrillero. El más delgadito y pequeño… ¿por qué tampoco? Normalmente, son los últimos en la jerarquía de la camada, habrá comido cuando los demás ya se ha saciado y su nutrición suele estar un poco comprometida, además la inmunidad neonatal la adquieren a través de la lactancia por lo que suelen ser un poco más débiles en comparación con sus hermanos.

¿El tímido o el que se acerca a curiosear? Sin duda el segundo, en esta fase no deberían tener miedo, es una fase en la que están explorando y conociéndolo todo; es después, a los meses, cuando empieza a aflorar el miedo a cosas… Es por eso que cuantas más experiencias, cosas y personas diferentes (en silla de ruedas, con gafas, con paraguas, niños y bebes, mujeres musulmanas), ruidos (motos, camiones, taladro neumático, pancartas,petardos,…) Cuanto menos miedo tenga más tiempo tenemos para enseñarle las cosas cotidianas… si ya lo tiene mal… no hay anda peor que un perro con miedo…

Pole convenciendonos con esos ojitos de que él es el más indicado.
Como os dije, en el libro valoran las ganas de agradar, el tiempo en reaccionar, el grado de interés con que responde y otros… Pero con lo anterior ya podemos escoger nuestro cachorrito. Si tenéis más dudas me propongo para acompañaros!!
Mañana más!!!!

2 comentarios:

  1. Sin ninguna duda, ese es el mejor cachorro de la manada!!!! :)

    ResponderEliminar